¿Qué es el entrenamiento anal?

¿Qué es el entrenamiento anal?

Tal cual como suena, se refiere a tomar el tiempo y cuidado en los pasos necesarios que ayuden a tu cuerpo a prepararse para el sexo anal.

Puede ser una experiencia erótica increíble, ya sea en solitario o con una pareja. Prepararse para estirar los límites dará un giro en la dinámica de juego, ya sea a una relación de Dominio/Sumisión, o incluso a una ducha un domingo por la noche.

Antes de comenzar, te recomendamos que manejes las medidas de higiene necesarias para esta experiencia.


¿Cómo empiezo el entrenamiento anal?

Mentalízate. La idea del juego anal puede asustar bastante a la gente. Cuando se trata de entrenamiento anal hay mucha desinformación, tabús y estereotipos que pueden confundir y causar miedo.

Lo primero que hace tu cuerpo al estar asustado es apretarse, lo que dificulta la entrada a cualquier objeto. 

Estar mentalmente relajado y concientizado al respecto es esencial para el entrenamiento y el sexo anal.

En lugar de comenzar con sexo anal con penetración, ya sea con un pene o un dildo, comenzar con un masaje anal puede resultar más placentero.

El Analingus, o sexo oral en el ano, también puede ser una forma divertida y excitante de comenzar con el entrenamiento anal.

 

Familiarízate con tu cuerpo  

Antes de involucrar a tu pareja, intenta practicar una masturbación anal.

Masajea el exterior de tu ano y si deseas incluso introduce la punta de tu dedo en tu ano cuando estés en la ducha.

Localiza las dos capas de los músculos del esfínter anal (la capa externa empuja  hacia afuera y la interna succiona), practica la respiración y el empuje hacia abajo para ayudar a que la primera capa se relaje.

Sentirse bien informado sobre tu propio cuerpo aumentará tu confianza cuando estés en pareja.


Lubrica

Tu ano no se autolubrica. Sus tejidos tienden a ser poco elásticos. Usar lubricante para cualquier tipo de juego anal es esencial. 

Sin lubricante no hay diversión.


Juega con él

El entrenamiento anal es más efectivo con una variedad de juguetes anales, aumentando en tamaños según se vuelva más cómodo. 

El esfínter anal es fuerte y a la vez delicado. Lo mejor es empezar en pequeño, como los dedos y luego adentrarse a algo más grande como un butt plug.

Antes de comenzar, recuerda ir lento y usar mucho lubricante. El lubricante será tu mejor amigo en el juego anal porque a diferencia de la vagina, el ano no se autolubrica.


No es una carrera

Estos pasos para el entrenamiento anal pueden ocurrir durante unas horas, días, semanas o más. Cuando se trata del entrenamiento anal, haz lo que funcione y se sienta mejor para tu cuerpo. 

Una experiencia positiva al comienzo permite experiencias placenteras a largo plazo.


¿Cuál es el siguiente nivel?

El entrenamiento anal no es algo que haces una sola vez.

Aunque tu ano haya sido entrenado hasta la capacidad de poder disfrutar cómodamente de un butt plug mediano o grande, o incluso un dildo o un pene, es posible que sientas cierta resistencia al intentar volver a jugar si han pasado unos días o semanas y no has tenido ningún tipo de juego anal.


¿Por qué ocurre esto? 

Esto se debe a que el ano está rodeado por músculos. 

Estos músculos, como mencionamos anteriormente, se conocen como esfínteres. Este doble anillo muscular mantiene las cosas dentro de tu cuerpo en lugar de permitir que entren. Este significa que este poderoso músculo vuelva a tensarse después de que haya dejado de tener sexo anal continuo. 

Siempre escucha a tu cuerpo y evalúa desde allí qué pasos volver a tomar.


Empieza pequeño las veces que haga falta y lentamente aumenta a tamaños grandes.

Lo más probable es que descubras que el proceso es mucho más rápido la segunda, tercera o cuarta vez.


En resumen, ten en cuenta siempre la siguiente sigla: TPL.

Tiempo - Asegúrate de estar con la mente en el momento y no ir de prisa. Si la penetración es el objetivo, usa un dilatador anal kunai principiante, o un dilatador anal S, temprano ese día. Esto permitirá que disfrutes la penetración más tarde.

Paciencia - Puede que tome un tiempo llegar a donde quieres llegar con tu juego anal nuevamente. Resiste la urgencia de hacer de la experiencia “orientada al objetivo” y haz que sea acerca de una experiencia orientada en el placer.

Lubricante - Recuerda que el lubricante siempre es importante, en cualquier tipo de juego anal. En gran parte hace la experiencia placentera para ambos. No hay que ser ni tímido ni tacaño: más lubricante es mejor que menos.



Haz Kegel

La mayoría de las personas creen que los ejercicios Kegel son sólo para mujeres, no obstante mantienen la musculatura de todo el piso pélvico en todas las personas. También fortalecen los músculos alrededor del esfínter anal. Los ejercicios Kegel pueden ser muy beneficiosos a largo plazo, revisa nuestro artículo sobre cómo mejorar tus orgasmos con ejercicios Kegel y bolas chinas.

Regresar al blog