¿Cómo tener sexo anal sin dolor?

 

7 Consejos para practicarlo y sentir placer en el primer intento.


Es verdad que el sexo anal puede ser doloroso… si lo haces mal. ¡Qué no te pase a ti!

La principal causa de dolor es la desinformación, la falta de preparación y apresurarse.

Para disfrutarlo necesitas estar en un ambiente cómodo y preparar tu cuerpo.

 

1. La higiene es muy importante:

¿Crees o has sentido que te dan ganas de defecar? 

Relajarte es el primer paso para disfrutar del sexo anal, pero, ¿cómo vas a hacerlo si tienes miedo a que ocurra un momento tan incómodo?


Si quieres despreocuparte, una ducha anal es tu mejor opción. 

Limpiando a fondo puedes olvidarte de los accidentes y dedicarte a sentir.

Ve al baño para vaciar el intestino. Lava tu ano con agua y jabón neutro, y luego usa la ducha o enema anal.


¿Cómo se utiliza?:

  1. Llena el enema con agua tibia.
  2. Inserta la punta del enema 3 cm dentro del ano y presiónalo muy suave.
  3. Sácalo sin dejar de presionar para evitar que este succione el agua al sacarlo. 
  4. Deja el agua dentro de 3 a 5 minutos.
  5. Repite el proceso hasta que el agua que expulses esté limpia.

 

2. Usa mucho lubricante: 

No utilizarlo es una de las principales razones por las que el sexo anal duele.

No importa tu nivel de excitación, el ano nunca se lubricará. 


Puedes usar uno a base de agua, pero el más recomendado es a base de silicona, porque se absorbe lento y no necesitas tanto.


Para disfrutar y por tu seguridad, tenlo siempre a mano.

Utilízalo agregando abundante cantidad al ano y también al pene, plug o dildo.  Si no usas suficiente, se deslizarán con dificultad.


Además de facilitar la penetración y estimulación, evitas posibles desgarros o rupturas. 


Una buena opción para empezar es el lubricante Glide, que te ayuda a relajar con su pequeña dosis de agente desensibilizante.

 

3. Tomate tu tiempo en la estimulación previa:

Apresurarse para llegar rápido a la penetración es un error muy común, pero si no recibes suficiente estimulación, la dilatación será muy difícil.

Tómate todo el tiempo que necesites para relajarte, recuerda que todas las personas somos diferentes.


Estimula los alrededores de tu ano, y de a poco genera pequeñas presiones con un solo dedo.


En pareja, prueben caricias y besos en la zona.


Si no te sientes preparad@ para practicar en pareja, puedes hacerlo a solas para probar, en la ducha es una excelente opción.

 

4. Dilata primero y penetra después.

Si buscas penetrar con un pene o dildo, los juguetes anales son los mejores a la hora de dilatar. 


Lo ideal es utilizar varios tamaños hasta llegar al que deseas. Si vas de a poco, es más seguro sentir placer, porque irás acostumbrando a tu ano a la sensación.


Puedes empezar con un pequeño dilatador de silicona, prueba con el plug anal Kunai.

Al penetrar con el pene, recuerda que el glande suele ser la parte más gruesa, por eso debes hacerlo despacio y con calma.                                 

 

5. Prueba la posición cucharita

¿Para qué complicarte con posiciones difíciles? Pruébalas cuando te sientas más preparad@. 


Es ideal empezar con una posición simple y cómoda, donde ambos estén de lado.

En un inicio, lo mejor es que la persona penetrada tenga el control, así evitas molestias y movimientos bruscos.

 

6. Comunícate:

Debes tener la confianza de pedir que se detenga de inmediato si te duele o simplemente quieres parar.

Por eso es importante que lo hagas con quien te genere seguridad.

 

7. Utiliza preservativo siempre:

Aunque sea tu pareja estable, las heces fecales tienen bacterias que pueden provocar enfermedades.


Desecha el preservativo y usa otro para cambiar de sexo anal a vaginal.


Recuerda que el sexo anal aumenta el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.


¿Te ha servido este artículo?, cuéntanos en los comentarios.

Regresar al blog

2 comentarios

Yo he probado pero mi pololo es muy apurón y siempre me había dolido.
Me regaló el dilatador más chico de ustedes y ha sido muy entrete, ahora quiero comprarme uno mediano antes de la penetración.

Anónimo

Gracias por la info, con mi pareja habíamos tratado varias veces de hacerlo, siempre empezabamos con penetración y usabamos lubricante, a ella igual le dolía y no quiso intentarlo más.
Compré hace poco una ducha anal, que no sabia que existian y ahora se puede relajar.
Ella no me había dicho que le daba vergüenza ensuciar mi cama jajaja.

Miguel

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.